El plan para la ciudad de Nueva York

Un mensaje para nuestra ciudad

Mis estimados neoyorquinos,

Hay un rasgo específico que compartimos todos, incluso en el lugar más diverso del mundo. Es una confianza bien arraigada en creer que nuestra Ciudad de Nueva York, de manera única y sin fallas, es capaz de superar cualquier desafío que se le presente. Hemos forjado esta creencia en incendios provocados por la ira, la frustración y el ataque, pero luego trabajamos juntos para apagar las llamas, reconstruir y reimaginar nuestra ciudad una y otra vez. 

Es así que, cuando enfrentamos un momento como este, aún en medio del fuego ardiente de la enfermedad, la falta de inversión y la devastación, sabemos que una vez más saldremos más fuertes y fieles a nuestra confianza única. 

Pero no lo haremos sin un plan de acción. Y no lo haremos sin liderazgo. 

Nuestra ciudad está atravesando un momento de crisis sin precedentes, y la próxima elección de alcalde será una de las más importantes y trascendentes en la historia de nuestra ciudad. Para cuando esto se publique, es posible que hayamos alcanzado el hito impensable de 30,000 muertes en la ciudad de Nueva York debido al COVID-19. Los que quedan están luchando para pagar el alquiler y alimentar a sus familias, con más de medio millón de puestos de trabajo en la ciudad desapareciendo en 2020. Las empresas familiares y pequeñas empresas han tenido que cerrar sus puertas y, trágicamente, es posible que algunas nunca regresen. 

Existe el temor de que la Nueva York que amamos no exista después de esta crisis, que el daño sea muy difícil de superar y que los propios neoyorquinos no puedan recuperarse. Pero sé que, juntos, volveremos más fuertes y construiremos una ciudad mejor y más justa. Ya lo hemos hecho antes. 

Creciendo aquí, en las décadas de 1970 y 1980, vi cómo nuestra ciudad sufría una época diferente de crisis, reflejada en un incremento altísimo de personas desamparadas y de barrios enteros incendiados. Después de terminar la escuela, fui testigo de la resistencia de los neoyorquinos decididos a reconstruir esos mismos vecindarios y crear oportunidades desde las cenizas, comenzando con el Community Preservation Corporation. 

Como ustedes, vi con horror y conmoción cómo el World Trade Center era destruido. Pero poco después, como comisionado del Departamento de Preservación y Desarrollo de Vivienda de nuestra ciudad, me uní a mis compañeros neoyorquinos para proclamar que no nos íbamos a ninguna parte. 

Cuando la crisis financiera y el huracán Sandy nos golpearon con pocos años de diferencia entre sí, y amenazaron con robarles a los neoyorquinos sus hogares, sus medios de vida y sus ahorros, una vez más me sorprendió, esta vez como secretario de Vivienda del presidente Obama, la determinación inquebrantable de nuestra gente. 

Es cierto, hemos reconstruido antes y reconstruiremos de nuevo. Pero, ¿y si pudiéramos hacer más que eso? ¿Qué pasaría si, en lugar de reconstruir nuestra ciudad como era, aprovecháramos esta oportunidad para reinventarla como podría ser? Una ciudad que funciona para todos.

Podemos crear una economía inclusiva y un sistema educativo progresivo que, en conjunto, brinden a cada neoyorquino un camino hacia un empleo seguro y que sustente a su familia. Podemos proporcionar a todos los neoyorquinos viviendas y transporte asequibles, accesibles y sostenibles, y mantener seguros a todos los neoyorquinos en cualquier lugar de nuestra ciudad, al tiempo que preservamos sus derechos. Podemos finalmente proporcionar a nuestros residentes los recursos para vivir felizmente, saludablemente y activamente en todas las etapas de la vida, y actuar como líderes en la adaptación climática para que las generaciones futuras puedan hacer lo mismo. Todo esto sin olvidar que debemos aplicar una perspectiva de equidad a cada una de nuestras políticas para asegurarnos de convertirnos en una ciudad en la que ya no se pueda predecir la esperanza de vida o las posibilidades de éxito de las personas en función de quiénes son o dónde viven. 

Podemos ser un faro de progreso, un ejemplo brillante para las ciudades de todo el mundo, pero esto requerirá más que retórica: se necesitarán planes reales, completos y concretos. Ahí es donde entra este libro. 

Hemos pasado más de un año asociándonos con algunos de los activistas y defensores comunitarios más apasionados de la ciudad, así como con algunos de los académicos y líderes empresariales más destacados del país, para elaborar las políticas que leerá aquí. Este es un documento vivo y en evolución, escrito en coautoría por neoyorquinos como usted. Es una promesa de que, si soy elegido alcalde, sacaré a esta ciudad de la crisis y la llevaré a un futuro mucho más brillante. 

Dejemos que esto sea un vistazo a ese futuro y únase a nosotros mientras edificamos sobre los cimientos de estas ideas. Esté donde esté en esta gran ciudad, le invito a leer más sobre nuestra campaña en nuestra página web, y comunicarse conmigo si desea participar mientras escribimos el próximo capítulo de la historia de nuestra ciudad.

Atentamente, 

Shaun Donovan
Candidato a alcalde de la Ciudad de Nueva York
Ex-comisionado de la Ciudad de Nueva York para la Preservación y el Desarrollo de la Vivienda

Ex-secretario de Vivienda y Desarrollo Urbano de los Estados Unidos
Ex-director de la Oficina Federal de Gestión y Presupuesto 


Resumen Ejecutivo

Al preparar este plan, tomamos como punto de partida la simple noción de que mientras reconstruíamos desde esta crisis, no podíamos conformarnos con lo que era la ciudad de Nueva York antes. Creemos que Nueva York puede regresar como una ciudad más fuerte, más justa, más equitativa e innovadora que funciona para todos y brinda a cada residente la oportunidad de construir una vida saludable y feliz. Los elementos del plan incluidos en este libro están destinados a proporcionar una imagen holística y detallada de esa Nueva York, no la que teníamos antes, sino la que deberíamos esforzarnos por crear. 

Las políticas que se describen a continuación y en todo este libro son el resultado de un esfuerzo de un año para combinar las décadas de experiencia gubernamental y el conocimiento de políticas de Shaun con la orientación de más de cien defensores comunitarios, académicos, líderes empresariales y expertos en políticas de toda la ciudad y país. Esta edición del Plan para la ciudad de Nueva York está organizada por áreas temáticas, incluidas la equidad racial, la salud, los vecindarios, el transporte, el empleo, la educación, la justicia penal, la vivienda, el envejecimiento, el clima y la innovación, con una serie de plataformas aún en desarrollo, incluidas las relacionadas con temas de arte y cultura, inmigración, seguridad alimentaria y la comunidad LGBTQ. 

Las áreas temáticas a menudo se refieren unas a otras, e incluso se complementan, formando puentes entre temas a veces aparentemente dispares y llamando la atención sobre la cohesión que deben mostrar los esfuerzos de nuestra ciudad si esperamos resolver verdaderamente los problemas que afectan a tantas de nuestras comunidades. De esta manera, no deben verse como piezas separadas de un rompecabezas, sino como voces en una conversación, respondiendo, comentando y construyendo unas sobre otras. Son un reflejo de la discusión en curso que pretendemos tener con la gente de esta ciudad. 

Equidad racial 

En el centro de esta conversación está el tema de la equidad racial. Nuestra ciudad y nuestra nación tienen una larga historia de discriminación y de imponer barreras a las oportunidades para comunidades enteras, barreras que en muchos casos aún existen. Para abordar esta historia y su impacto hoy, y guiarnos hacia un futuro mejor para todos los neoyorquinos, hemos aplicado deliberadamente una perspectiva de equidad a cada plataforma, como será el caso de cualquier política elaborada durante la administración Donovan. Creemos profundamente que lograr una verdadera equidad racial y garantizar que quién es uno, dónde vive o cómo se ve ya no puede predecir cuál será su trayectoria social como individuo, es un obstáculo ineludible para lograr nuestra visión de esta ciudad. 

Nuestro plan comienza con una verdad que se ha vuelto aún más evidente en el transcurso del problemático esfuerzo de distribución de vacunas de esta ciudad: la primera prioridad del próximo alcalde deberá ser terminar rápida y decisivamente con la crisis del COVID. Y, a diferencia de nuestra administración actual, debemos asegurarnos de que nuestros esfuerzos de recuperación sean equitativos, orientando adecuadamente las campañas de vacunación alrededor de las comunidades más afectadas y utilizándolas para sentar las bases para abordar los problemas de salud a largo plazo. 

Informada por el compromiso de décadas de Shaun con la justicia racial y su historial de progreso real en la equidad racial en los niveles más altos del gobierno, nuestra plataforma de equidad racial buscará establecer desde el principio un nuevo y audaz rol en el gobierno de nuestra ciudad: el Director de Equidad. El Director de Equidad reportará directamente al alcalde, y tendrá la importante responsabilidad de coordinar las distintas agencias, establecer metas mensurables para el diseño e implementación del programa y responsabilizar a nuestra administración por el logro de estas metas. Su oficina contará con los recursos necesarios para llevar a cabo estas responsabilidades. 

La plataforma también aborda el impacto innegable que las brechas en la riqueza y las oportunidades juegan en el logro de una verdadera equidad racial. En respuesta, Shaun presenta su plan de bonos de equidad, una propuesta audaz para proporcionar mil dólares a cada niño en nuestra ciudad, con hasta dos mil dólares adicionales proporcionados cada año. Este dinero, aproximadamente $50,000 para un joven de 18 años nacido en la pobreza, puede cambiar la trayectoria económica de toda una familia a lo largo de generaciones al crear vías para la educación universitaria, la propiedad de una vivienda, la apertura de un negocio y la eliminación de deudas. 

De manera similar, tener servicios y recursos cercanos y de fácil acceso se considera un aspecto importante para cerrar las brechas de riqueza racial y calidad de vida. Para abordar esto, Shaun seguirá una de sus propuestas políticas históricas: hacer de cada vecindario de la ciudad de Nueva York un vecindario de 15 minutos, donde un residente pueda encontrar una excelente escuela pública, comida fresca, transporte rápido, un hermoso parque y la oportunidad de salir adelante a 15 minutos de su puerta. 

Salud 

Para que planes como los bonos de equidad y los vecindarios de 15 minutos tengan un impacto real a largo plazo, debemos asegurarnos de que nuestra ciudad sea saludable. Pero queremos ir más allá, en nuestra plataforma de salud, nos comprometemos a hacer de Nueva York la ciudad más saludable del mundo. 

Esto comienza con poner fin a la crisis de COVID en nuestra ciudad de forma rápida y equitativa. Hasta la fecha, a pesar de nuestros esfuerzos, la respuesta actual de la alcaldía ha sido irregular y desigual, en gran parte debido a la falta de coordinación y comunicación entre una serie de agencias gubernamentales responsables de manejar nuestra respuesta de salud pública a esta crisis, pero también debido a la falta de apoyo que recibimos de la administración Trump. 

Uniremos las actividades dispares de la ciudad en una respuesta unificada bajo el Departamento de Salud e Higiene Mental (DOHMH), y trabajaremos en estrecha colaboración con colegas en la administración Biden para garantizar que la ciudad reciba las vacunas, los equipos de protección, los fondos y otros recursos necesarios que bien merece. 

Es fundamental que dirijamos los recursos adecuados hacia nuestros esfuerzos de vacunación mediante la reutilización de los fondos de rastreo de contactos, mejoremos la efectividad y transparencia de nuestros sistemas de datos, lleguemos a los más afectados por la pandemia de manera más efectiva y nos asociemos activamente con médicos y organizaciones de atención primaria. Y, como nunca más nos deben tomar desprevenidos, capacitaremos a una reserva de profesionales médicos y de salud pública para movilizarlos durante una pandemia y planificar una campaña anual de vacunación en cada vecindario. 

Nuestro enfoque en el área de la salud debe priorizar, pero no centrarse únicamente en, detener la propagación del COVID-19. Debemos brindar atención médica de calidad y asequible para todos los neoyorquinos que la necesiten lanzando una opción pública en la ciudad de Nueva York, priorizando la atención primaria y cerrando la brecha en el acceso al seguro médico para los 600,000 neoyorquinos adultos que actualmente no tienen cobertura, independientemente del estado migratorio de las personas. 

Además de abordar la asequibilidad de la atención médica, debemos trabajar en la falta de acceso que a estos servicios tienen muchos de nuestros residentes. Todos los neoyorquinos deben tener acceso a atención médica de alta calidad en su vecindario y, como tal, incorporaremos la atención primaria en nuestro modelo de vecindario de 15 minutos y crearemos una sólida cartera de trabajadores de salud pública. 

Para llegar a nuestras comunidades vulnerables, hemos de asegurarnos de que estamos trabajando para satisfacer las necesidades de todos los neoyorquinos, incluidos nuestros vecinos sin hogar y previamente encarcelados, a la vez que abordamos tendencias injustas e inaceptables como nuestra crisis de mortalidad materna. 

Así también debemos reconocer que, desde antes de la pandemia, ya teníamos varias crisis de salud. Abordar estos problemas requiere reinventar nuestros enfoques sobre la salud mental, el uso de opioides, la epidemia del SIDA/VIH, la violencia con armas de fuego y una “segunda pandemia” de enfermedades crónicas no tratadas. De igual importancia es reconocer y abordar los determinantes ambientales de la salud, a menudo vinculados al acceso de los neoyorquinos a alimentos frescos, calles abiertas y seguras y espacios públicos como parques, para permitir que todos tengan la oportunidad de vivir de manera saludable y activa. 

Clima 

Y, mientras miramos no solo hacia el apoyo a la salud de la población de hoy, sino también a la del futuro, debemos realizar las inversiones necesarias en sostenibilidad para garantizar que todas las personas en la ciudad de Nueva York puedan vivir cómodamente durante las generaciones venideras. Este es el objetivo que impulsó el desarrollo de nuestra Plataforma climática

Shaun reconoce que el cambio climático es una crisis existencial y que, aunque es un problema global, las ciudades están en la primera línea de sus impactos y respuesta. Los neoyorquinos están muy familiarizados con los efectos devastadores de los desastres climáticos, y el impacto del huracán Sandy está fresco aún en la mente de muchas personas. Shaun jugó un papel clave en la recuperación de toda la región como jefe del Grupo de Trabajo para la Recuperación del Huracán Sandy del presidente Obama, y comprende la urgencia con la que debemos abordar estos problemas. 

La administración Donovan tendrá un enfoque estricto en lograr emisiones netas cero para mediados de siglo y proteger a los neoyorquinos de amenazas climáticas como inundaciones, tormentas severas y olas de calor, con énfasis en la justicia ambiental, enfocando nuestros esfuerzos en las comunidades que históricamente han experimentado el mayor daño y falta de inversión contra el cambio climático, y que están, por tanto, en mayor riesgo de sufrir daños futuros. 

La política climática puede tener impactos directos e inmediatos en la salud y el bienestar de nuestras comunidades. Buscaremos lograrlos trabajando con y apoyando a las organizaciones comunitarias locales y los funcionarios electos para acelerar el cierre de todas las “plantas pico” actualmente ubicadas en los cinco condados y mitigar los impactos del calor extremo mediante la expansión del programa CoolRoofs de la ciudad y el subsidio de acondicionadores de aire en comunidades marginadas. 

La economía verde, como se destacó anteriormente, también jugará un papel fundamental en las próximas fases del desarrollo económico de nuestra ciudad, y con eso vendrán oportunidades sin precedentes de brindar empleos seguros y que sirvan de sustento a la familia para muchos de nuestros residentes. Estableceremos un nuevo NYC Climate Corps, una iniciativa de toda la ciudad basada en servicios locales y programas educativos para preparar a los neoyorquinos para carreras relacionadas a la resiliencia climática. Además, debemos hacer de la educación sostenible un sello distintivo de la educación pública K-12 y asociarnos con la ciencia ambiental comunitaria y grupos de defensa y un nuevo Grupo de Trabajo de Laboratorio de Oportunidades de CUNY para preparar a los estudiantes desde una edad temprana para ser ciudadanos conscientes del clima y miembros potenciales de la fuerza laboral climática. 

Una parte fundamental para abordar el cambio climático es reducir el papel de nuestra ciudad en la emisión de gases de efecto invernadero. Debemos revisar nuestros códigos de construcción, incentivar las medidas de eficiencia y facilitar que las personas comprendan y cumplan los estándares de adaptación climática en todos los edificios de la ciudad. Como se mencionó anteriormente, también debemos abordar el papel que desempeña el transporte en la contribución al cambio climático y trabajar para crear modos de transporte público más eficientes desde el punto de vista energético, expandir la infraestructura para bicicletas, reasignar espacios en las calles para los peatones y aumentar la disponibilidad de estaciones de carga de vehículos eléctricos. 

Empleos 

Reconstruir nuestra ciudad significa crear una economía en la que todos tengan la oportunidad de tener éxito, donde los que han atravesado tiempos difíciles puedan trazar caminos hacia la seguridad y la comodidad. Nuestra plataforma de empleos establece los ambiciosos objetivos de crear 500,000 puestos de trabajo para los neoyorquinos al final del primer mandato de Shaun, dentro de una economía equitativa en la que todos los neoyorquinos tengan la oportunidad de desarrollar las habilidades que necesitan para asegurar buenos empleos que contribuyan al sustento de sus familias. 

Lanzaremos el programa de capacitación integral basado en habilidades más grande de los Estados Unidos, vinculado a la capacitación en el lugar de trabajo y alineado con los sectores donde el crecimiento del empleo de ingresos medios sea más fuerte: ciencias de la vida, salud, tecnología de la información, diseño y finanzas. Estableceremos 10,000 plazas de aprendices para el 2025 y garantizaremos al menos una oportunidad remunerada de trabajo, aprendizaje o pasantía relacionada con una trayectoria profesional significativa para cada estudiante de secundaria. NYC Jobs Corps pondrá a los jóvenes a trabajar y creará oportunidades para que los trabajadores excluidos reciban un alivio inmediato de la tensión económica de la pandemia. 

Todas estas iniciativas se llevarán a cabo en estrecha colaboración con los empleadores y sindicatos de nuestra ciudad para identificar las mejores oportunidades y aprovechar nuestro conocimiento y experiencia colectivos. También serán parte de un esfuerzo más amplio, supervisado por nuestro Director de Equidad, para invertir en diversidad e inclusión en nuestra economía. Esto incluye el lanzamiento de los Compromiso de Equidad Corporativa para impulsar una participación laboral sustancialmente mayor de afroamericanos, latinos y asiáticos en trabajos con salarios altos y medios, y la asociación con la comunidad empresarial en una iniciativa público-privada de base amplia destinada a mejorar las habilidades de los neoyorquinos y reducir la desigualdad económica. 

También debemos realizar inversiones en las industrias que se han visto más afectadas por la pandemia y en las que impulsarán la economía de nuestra ciudad en las próximas décadas. Trabajaremos mano a mano con socios del sector industrial y con agencias de Distritos de Mejora Comercial (BID) para reconstruir nuestros sectores de turismo y vida nocturna y, una vez que sea seguro, atraeremos visitantes a través de una campaña que promueva los compromisos de la ciudad de Nueva York con la salud y la seguridad. Mirando hacia el futuro, continuaremos creciendo en sectores clave como la tecnología y los medios, mientras invertimos con el objetivo de llegar a ser una ciudad líder mundial en los campos de las ciencias de la vida y la adaptación climática. 

Vecindarios

El objetivo de brindar a todos los neoyorquinos un acceso justo a las oportunidades se extiende más allá de la atención médica y los empleos: es un pilar central de la visión general de Shaun de una ciudad que funcione para todos. Comienza con una idea simple pero profunda de hacer de cada vecindario de nuestra ciudad un vecindario de 15 minutos, como se describe anteriormente y se describe en nuestra plataforma para vecindarios. Muchos neoyorquinos nunca han conocido una ciudad donde todo lo que necesitaban no estuviera a su alcance, y ahora es el momento de hacer que eso sea una realidad para todos nuestros residentes. 

Nuestro plan también reconoce el potencial de los vecindarios para impulsar la recuperación económica de nuestra ciudad. Apoyaremos a las pequeñas empresas y a los empresarios de Nueva York, especialmente a las empresas propiedad de minorías y mujeres (MWBE) y a los empresarios inmigrantes, afroamericanos y latinos a través de un mayor acceso a la financiación, redes de apoyo más sólidas y una regulación más comprensiva. También reconocemos el papel que desempeña un distrito comercial de vecindario próspero en la preservación del bienestar de una comunidad, y adoptaremos un enfoque interinstitucional para respaldar los corredores comerciales de nuestros vecindarios. 

Para que este plan tenga éxito, debemos facilitar que todos los neoyorquinos accedan rápidamente a la ciudad en su conjunto y al mundo más allá de ella. Para cerrar brechas que impactan directamente en la vida educativa, profesional y social de las personas, garantizaremos que todos los hogares de nuestra ciudad tengan acceso a internet de alta velocidad a un precio asequible

Justicia Penal 

Es esencial preservar la seguridad de nuestros residentes con un plan de justicia penal construido sobre los principios de reinventar un sistema de seguridad pública que sea responsable y esté impulsado por la comunidad, reducir la vigilancia y el encarcelamiento excesivos, y reinvertir en servicios que brinden comunidades seguras y saludables para todos los neoyorquinos. Creemos que el sistema de justicia de la ciudad de Nueva York debe funcionar para todos priorizando la seguridad, la inclusión y la equidad racial. Nuestra política de justicia penal debe promover la justicia, el compromiso cívico y la transparencia, y enfatizar la innovación en tecnología y procesamiento usando los recursos públicos de manera inteligente y justa. 

Esto comienza con centrar los recursos de las fuerzas del orden en los delitos graves y la posesión de armas, en lugar de situaciones de desafío social y de salud que la policía no está equipada para resolver. En las décadas en que se ha desempeñado como funcionario de servicio público, incluidos sus años administrando el presupuesto de $4 billones del gobierno federal, Shaun ha llegado a comprender cómo se deben distribuir los recursos de manera que tengan un mayor impacto. En la ciudad de Nueva York, esto significa reemplazar a la policía en situaciones de crisis de salud mental y seguridad escolar con profesionales mejor equipados para abordar estos desafíos, liberando tiempo y recursos de la policía para abordar de manera más efectiva los delitos violentos y el flujo de armas provenientes de otros estados.

Para que la policía pueda cumplir eficazmente con estas responsabilidades, es fundamental reformar el departamento de policía para que sea una institución responsable, transparente y que responda a las necesidades de la comunidad. Debemos comenzar desde arriba con el nombramiento de un comisionado que comparta la visión de Shaun sobre la seguridad pública y un equipo de liderazgo que represente la diversidad de la ciudad y comprenda el imperativo de un cambio de cultura en las filas del departamento. Debemos responsabilizar a los comandantes de las comisarías por la mala conducta de sus oficiales y responsabilizar a los oficiales individuales por los malos actos que con demasiada frecuencia quedan impunes en la actualidad. Realizaremos un seguimiento más eficaz y publicaremos los datos sobre las interacciones policiales y las percepciones públicas de seguridad y mala conducta, y nos aseguraremos de que el uso de la tecnología de vigilancia por parte del departamento de policía sea responsable, transparente y coherente con nuestros valores. Y nos centraremos en asegurarnos de que la cárcel se utilice como último recurso mientras se trasladan a todas las personas encarceladas de Rikers Island para fines de 2027. 

También estamos comprometidos con promover iniciativas de justicia racial y seguridad pública centradas en la comunidad que adoptan un enfoque de salud pública para reducir la violencia al abordar los ciclos de trauma y ausencia de oportunidades. E invertiremos adecuadamente en estos esfuerzos una suma de $500 millones anuales, alcanzando 3 mil millones de dólares o el 20% del presupuesto de seguridad pública de la ciudad para el fin del primer mandato de Shaun, con recursos dirigidos a los vecindarios con mayores necesidades, guiados por la opinión de la comunidad y enfocados en temas como capacitación laboral, atención médica y vivienda asequible.

Educación 

Para brindarles a los neoyorquinos habilidades y oportunidades, debemos asegurarnos de que cada persona en nuestra ciudad tenga acceso a una educación equitativa y de alta calidad. 

La crisis actual solo ha exacerbado las deficiencias del sistema educativo de nuestra ciudad que han existido desde hace mucho tiempo. Es fundamental que recuperemos la confianza de nuestras familias y comunidades y establezcamos sistemas formales y culturalmente apropiados para facilitar la opinión de las familias y los estudiantes. Debemos respetar y empoderar a nuestros educadores, y trabajar para asegurarnos de que quienes dirigen nuestras aulas y el contenido que se cubre en ellas reflejen las comunidades a las que sirven. Podemos lograr este objetivo reclutando, capacitando y elevando a los educadores de color y aplicando una visión culturalmente inclusiva, académicamente rigurosa y de apoyo para las escuelas y las aulas. 

Necesitamos ayudar a los estudiantes y educadores a recuperarse del impacto académico y socioemocional del COVID mediante servicios adicionales de salud mental y asesoramiento, y proporcionándoles aprendizaje complementario a través de un Cuerpo de Recuperación Educativa. Este grupo ofrecería empleo inmediato en sus propias comunidades a los estudiantes y graduados de CUNY, muchos de los cuales han enfrentado dificultades económicas como resultado de la pandemia. También debemos trabajar para cerrar la brecha digital invirtiendo en tecnología educativa y ofrecer el apoyo que los estudiantes merecen, equipando a los estudiantes y sus familias con las habilidades necesarias para tener éxito en un aula y una economía digitales. 

Un enfoque de equidad debe extenderse más allá de nuestra recuperación y establecerse como premisa a largo plazo destinada a satisfacer las necesidades educativas de nuestros jóvenes. Vamos a repensar las políticas de admisión escolar haciendo permanente la eliminación temporal de evaluaciones de admisión y yendo más allá para implementar políticas afirmativas que amplíen las oportunidades y reduzcan la segregación. También aplicaremos una revisión de equidad a todas las reducciones y ajustes presupuestarios y de personal a corto plazo para garantizar que no afecten de manera desproporcionada a estudiantes que suelen ser marginados en el sistema. 

Es importante que ampliemos las oportunidades de aprendizaje para los neoyorquinos de todas las edades dentro de sus comunidades abriendo todas las bibliotecas, en todos los barrios, siete días a la semana. Aprovecharemos estas como catalizadores para la infraestructura social y económica dentro de las comunidades, comenzando por apoyar a las bibliotecas en las comunidades de NYCHA, vecindarios de inmigrantes y otras áreas históricamente desatendidas a través de sólidas asociaciones de vecindarios para garantizar que tengan la capacidad de responder a las prioridades de la comunidad. 

Reimaginaremos caminos desde el nacimiento hasta la educación postsecundaria que abran puertas a oportunidades económicas. Debemos continuar edificando sobre el éxito de Universal Pre-K, asegurarnos de que los estudiantes logren la alfabetización temprana y apoyar a los estudiantes de secundaria mientras eligen y se preparan para sus próximos pasos a fin de garantizarles que avancen por un camino hacia trabajos que mantengan a la familia. También aprovecharemos CUNY como motor de oportunidades económicas al ayudar a nuestros estudiantes a permanecer en y terminar la escuela, y al establecer un nuevo Centro de aprendizaje de CUNY para las habilidades del siglo XXI que reúna a estudiantes, incluidos estudiantes adultos, profesores y empleadores con necesidades de talento para crear oportunidades de aprendizaje aplicado a través de micro-pasantías, programas de acreditación de habilidades y proyectos de consultoría en campos de alto crecimiento donde se necesitan empleados calificados. 

Es importante reconocer que un ambiente de aprendizaje saludable debe ser ante todo seguro, y que muchos de nuestros estudiantes, particularmente los estudiantes de color, se manejan en un ambiente escolar inseguro y caen en el camino de la escuela a la prisión debido a nuestro enfoque actual de seguridad escolar. Vamos a sacar a la policía de las escuelas y reinvertir en Coordinadores de Respuesta, Positividad, Prevención y Relaciones capacitados en desarrollo infantil, desescalada y comprensión de cómo el trauma y la experiencia de vida impactan el comportamiento. También eliminaremos todos los vestigios de la cultura carcelaria de nuestras escuelas, incluidos los detectores de metales, los arrestos y el uso de esposas en el campus (excepto en circunstancias extremadamente limitadas en las que la seguridad de los estudiantes y educadores esté real e inmediatamente en peligro) así como los informes de incidentes.

Vivienda 

La vivienda asequible sigue siendo uno de los mayores desafíos para nuestra ciudad y uno de los mayores obstáculos para brindar seguridad y oportunidades a nuestros residentes. Shaun, un experto en vivienda de renombre nacional quien, con su liderazgo, nos sacó de la crisis federal de vivienda en 2009, se ha comprometido a reinventar el derecho a un albergue en nuestra ciudad como derecho a una vivienda, así como a abordar la falta de vivienda con otras iniciativas además de los programas para personas sin hogar, como se describe en nuestra plataforma de vivienda. Necesitamos ayudar a los neoyorquinos a permanecer en sus hogares a través de un sistema mejorado de asistencia de alquiler de emergencia que contará con $330 millones que se ahorrarían al reducir la dependencia de los refugios, con apoyo adicional de los gobiernos estatal y federal. También debemos defender a los inquilinos del acoso y el desalojo, apoyar a los propietarios protegiéndolos del fraude y el desplazamiento, y ayudar a quienes se encuentran sin hogar a adquirir una vivienda permanente segura y asequible con acceso a servicios de cuidado posterior enriquecidos. 

Debemos finalmente invertir adecuadamente en NYCHA, no solo revitalizando la vivienda pública, sino preparándola para el futuro a través de esfuerzos de eficiencia y resiliencia climática. Para lograr esto, haremos un compromiso histórico de hasta 2 mil millones de dólares al año para acelerar las reparaciones en toda la cartera de NYCHA, reduciendo los costos operativos a través de inversiones en eficiencia energética y resiliencia, y reformando la estructura de gobierno de NYCHA para mejorar el desempeño y la participación de los residentes. Combinaremos esto con 2 mil millones de dólares adicionales por año para crear nuevos programas de vivienda asequible y expandir los existentes a través del Departamento de Preservación y Desarrollo de Vivienda, con el objetivo de crear más de treinta mil unidades anualmente.

Estos esfuerzos requieren que todas las comunidades participen activamente en la toma de decisiones, incluso a través de una zonificación inclusiva en toda la ciudad que garantizará que cada vecindario contribuya a una solución integral para viviendas asequibles. Veremos esfuerzos combinados para aumentar la participación representativa de la comunidad al trabajar con el Concejo Municipal y los presidentes de distrito para reformar el proceso de designación de la junta comunitaria y garantizar que las reuniones de la junta comunitaria reflejen con precisión las opiniones de la comunidad. 

Reconociendo la oportunidad que brinda la vivienda para impulsar la recuperación económica de nuestra ciudad, crearemos empleos bien remunerados para los neoyorquinos trabajadores, creando un salario mínimo en el sector de la construcción para que las personas que construyen nuestras viviendas puedan construir una vida estable en nuestra ciudad e implementaremos un programa integral de contratación y capacitación de residentes. 

Para garantizar que estas iniciativas generen resultados, no solo invertiremos en datos individuales en tiempo real en todas las agencias de la ciudad, sino que también actualizaremos las métricas con las que medimos nuestro éxito para centrarnos menos en la construcción de unidades y más en nuestros objetivos finales: número de neoyorquinos que fueron ayudados, con el entendimiento de su situación y sus antecedentes. 

Transporte 

Creemos que los neoyorquinos estarán mejor atendidos con un plan sólido enfocado en revitalizar y reimaginar el sistema de transporte de nuestra ciudad. Necesitamos un enfoque del siglo XXI que mejore el servicio de tránsito para todos, priorice la expansión de la movilidad en áreas desatendidas, haga que las calles sean seguras para todos los que las usan, combata el cambio climático e invierta el legado del racismo dentro de la red de transporte actual de la ciudad. 

Llegaremos allí gracias al lanzamiento de un verdadero sistema de autobús rápido (BRT) , asimilando el incremento de ciclistas y la micromovilidad como modos de transporte viables que reducen las emisiones, haciendo que el Programa de Calles Abiertas sea accesible, equitativo y receptivo, fortaleciendo las asociaciones y creando vías para una mayor supervisión de la MTA y respondiendo a las necesidades de la comunidad en general, incluidas las comunidades de discapacitados. 

Envejecientes 

A través de las políticas mencionadas hasta ahora, nos estamos enfocando en satisfacer las necesidades de muchas de las comunidades de nuestra ciudad que durante tanto tiempo se pasaron por alto. Una de esas comunidades es la comunidad de envejecientes de Nueva York, que abordamos específicamente en nuestra plataforma de apoyo a los envejecientes

Los residentes de la tercera edad han dedicado gran parte de sus vidas al servicio de la construcción de nuestra ciudad y nuestras comunidades. Y, sin embargo, a menudo son marginados y carecen de un poder político significativo. Un primer paso para defender y apoyar a esta comunidad es establecer una Declaración de derechos para los neoyorquinos envejecientes, que incluyen la creación de un Director de Defensa del Envejecimiento en la oficina del alcalde, acceso a atención médica de alta calidad y asequible para personas envejecientes en todos los vecindarios, la capacidad de moverse fácilmente por toda la ciudad y la ausencia de discriminación en todas sus formas. Al extender las políticas descritas hasta ahora en materia de vivienda, atención médica, seguridad y transporte, entre otras, a nuestra comunidad de envejecientes, lograremos un mejor seguimiento en aras de satisfacer sus necesidades. 

La accesibilidad será una prioridad, con la incorporación de principios de diseño universal que van más allá de la Ley de Estadounidenses con Discapacidades, enfocándonos en la creación de viviendas para personas de la tercera edad, y el financiamiento total de mejoras capitales a las estaciones de metro de la MTA de manera que cumplan con las exigencias de la Ley de Estadounidenses con Discapacidades, priorizando vecindarios con grandes concentraciones de personas con dificultades para caminar. Lo mismo se extiende a otros vecindarios de la ciudad de Nueva York, donde identificaremos áreas prioritarias para reparaciones de aceras y mejor iluminación. 

Trabajaremos para facilitar la participación de nuestra población envejeciente en nuestra recuperación económica, si así lo desean, mediante la contratación de neoyorquinos de edad avanzada en puestos de la ciudad, haciendo ajustes favorables a las personas de la tercera edad en el entorno construido, publicitando estas iniciativas y trabajando para reducir el estigma de los trabajadores de edad avanzada que permanecen en la fuerza laboral. 

Al igual que con otras áreas problemáticas, mejoraremos la recopilación y el uso de datos para informar y basar en ellas nuestras decisiones. Invertiremos en la recopilación de datos desglosados por períodos de cinco o diez años para que sea más fácil para la ciudad comprender y satisfacer las diversas necesidades de las personas en diferentes etapas de la vida. 

Innovación 

Como se ha descrito a través de una variedad de nuestras plataformas, y específicamente en nuestra plataforma de innovación, la administración Donovan priorizará modelos innovadores para satisfacer las necesidades de los neoyorquinos y se asociará con organizaciones para impulsar el desarrollo económico

Intentaremos priorizar la actualización de la infraestructura de datos y los modelos operativos heredados, manteniendo la privacidad de las personas, comunicándonos de manera transparente, preservando los principios de equidad y participando activamente con nuestras comunidades para recibir comentarios. Al traer a todas las partes interesadas a la mesa, crearemos soluciones específicas para la comunidad que contribuyan a cerrar la brecha digital y traigan conexión digital de banda ancha de calidad y alta velocidad a todos los hogares de la ciudad de Nueva York

Una asociación con el sector privado más estrecha, activa y coherente nos permitirá incentivar una mayor innovación que mejorará la calidad de vida de los neoyorquinos, mientras impulsa la recuperación económica de nuestra ciudad y nos ayuda a recuperar el espíritu de innovación que hizo de la ciudad de Nueva York la capital del mundo. Y establecer una cultura en el gobierno que incentive y recompense el pensamiento innovador y la prueba, refinamiento y escalado de ideas, permitirá a la ciudad de Nueva York encontrar soluciones creativas para algunos de sus problemas más urgentes. 

Todo esto es posible con un líder al timón que comprenda el valor de la innovación y cómo crear un entorno en el que se pueda prosperar. Shaun Donovan ha hecho eso a lo largo de su carrera y lo hará como alcalde. 

Ideas audaces en tiempos de crisis financiera 

La ciudad de Nueva York se encuentra en medio de una crisis financiera histórica, y es razonable preguntarse cómo el próximo alcalde podrá lograr los cambios verdaderamente radicales y progresivos que nuestra ciudad y nuestros residentes necesitan. El cambio real está a nuestro alcance, pero solo si nos dirige alguien con el conocimiento y la experiencia necesarios para cumplir con tres principios presupuestarios clave: (1) abogar por los neoyorquinos para asegurarnos de obtener la asociación financiera crítica que necesitamos y merecemos de Washington y Albany, (2) brindar servicios y programas gubernamentales de una manera que maximice la eficiencia y reduzca la duplicación de los costos, y (3) aumentar los ingresos de manera que hagan crecer la economía, se centren en la equidad y no obstaculicen la recuperación de nuestra ciudad. 

Shaun Donovan, con décadas de experiencia en todos los niveles de gobierno, incluidos varios años supervisando el presupuesto federal de cuatro billones de dólares como Director de Presupuesto del presidente Obama, es el único candidato que sabe cómo hacer realidad una visión tan ambiciosa. 

Al combinar su profundo conocimiento del gobierno municipal y federal, Shaun trabajará en estrecha colaboración con colegas de la administración Biden – Harris, muchos de los cuales trabajaron codo con codo con Shaun bajo el presidente Obama, para conseguir el apoyo inmediato a los neoyorquinos que se les negó cruelmente bajo la administración Trump. También trabajará con la administración y el Congreso para revertir los recortes de impuestos de Trump, garantizar que los ricos paguen su parte justa y defender a Nueva York, que normalmente contribuye con más de veinte mil millones de dólares más al gobierno federal de lo que obtiene cada año, para que obtenga un apoyo federal más sustancial a largo plazo. 

Shaun también entiende cómo utilizar medidas fiscales temporales para abordar los déficits presupuestarios actuales y, al mismo tiempo, preservar y fortalecer los elementos progresivos de la estructura fiscal del estado y de la ciudad de Nueva York. Con ese fin, Shaun buscará un recargo temporal para las personas con altos ingresos para ayudar a estimular nuestra economía a corto plazo, y ampliará permanentemente los créditos fiscales por ingreso de salario para las personas con bajos ingresos de manera que esto contribuya a estimular el gasto y la creación de empleo a largo plazo. 

También tenemos la oportunidad de hacer que nuestro sistema de impuestos a la propiedad sea menos regresivo al reducir los impuestos sobre los alquileres y a ciertos propietarios de viviendas, y unirnos al estado de Nueva York para abogar por la eliminación del límite de deducción de impuestos federales de diez mil dólares para los impuestos estatales y locales (SALT). Shaun cree que estrategias integrales como estas serán más efectivas que los enfoques fragmentarios como el impuesto a pied-à-terre. 

Pero Shaun también cree que no podemos limitarnos a cobrar impuestos para salir de esta crisis. Necesitamos identificar otros generadores de ingresos, encontrar ahorros a través de inversiones más inteligentes y administrar las finanzas de nuestra ciudad de manera más responsable. Los precios por congestión tienen el potencial de respaldar mejoras críticas en el transporte para nuestros residentes y el medio ambiente, y existen oportunidades para aprovechar las herramientas de captura de valor de manera más efectiva a través de una gestión cuidadosa de los proyectos de desarrollo y el uso de bienes raíces inactivos que actualmente son propiedad del sector público, pero que no se utilizan. 

A lo largo de este plan, describimos una serie de políticas que le ahorrarían a la ciudad cantidades sustanciales de dinero, incluida la disminución de la dependencia del sistema de refugios para personas sin hogar, la realización de inversiones en eficiencia y resiliencia climática en los desarrollos de NYCHA y la reorientación de las responsabilidades de nuestros agentes del orden. Reformar el enfoque de nuestra ciudad hacia la salud por sí mismo puede generar ahorros sustanciales mediante la reducción del costo de los medicamentos recetados al aumentar el poder de negociación de la ciudad con las aseguradoras y los proveedores de beneficios farmacéuticos, mejorar la calidad de la atención médica y reducir los costos a través de la reforma del sistema de prestación de servicios con estrategias que usamos en la Ley de Atención Médica Asequible. También podemos ahorrar y evitar despidos estableciendo un congelamiento general de la contratación, excluyendo maestros y puestos esenciales de seguridad pública, así como un congelamiento salarial general y consolidando los fondos de pensiones y beneficios, comenzando con todos los fondos no uniformes y no UFT. 

Y podemos hacer un mejor trabajo al hacer que la responsabilidad fiscal y la eficiencia sean parte de la cultura del gobierno de la ciudad al exigir a las agencias que busquen ahorros con regularidad y sean disciplinados en sus gastos, incluso en una economía fuerte, estableciendo un “fondo para tiempos difíciles” para futuras recesiones, desalentando la cultura de “asalto” a las reservas acumuladas en años anteriores y enfatizando en el uso de la innovación y la tecnología para reducir los costos operativos a largo plazo. 

Lo invitamos a leer cada una de las políticas de esta plataforma y a continuar participando en nuestra campaña a medida que se publiquen más políticas. Al igual que el cambio de dirección de la ciudad de Nueva York, este plan apenas está comenzando. Continuaremos mirando hacia la gente de Nueva York para que nos ayuden a diseñar una visión para una ciudad que realmente funcione para todos. 

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email